Amenaza con una navaja en las Cercanías de Barcelona

Un pasajero sorprende a pasajeros y personal del apeadero sacando una hoja cortante a un vigilante de seguridad en la estación de tren de Granollers

Amenazas con una navaja en una estación de tren. Un pasajero sacó una hoja cortante e intimidó a un vigilante de seguridad ayer jueves en el apeadero de Cercanías de Granollers (Barcelona). El incidente se saldó sin heridos, aunque fuentes del sector han alertado del peligro al que están expuestos los profesionales.

Según un vídeo al que ha podido acceder Crónica Global, el suceso ocurrió la tarde de ayer en la estación barcelonesa. Un vigilante de seguridad reprende a un pasajero que había sacado una pequeño cuchillo en el tren. Al llegar a la estación, el guardia lo riñe al grito de “no deberías ir con eso por la calle”. A renglón seguido, el viajero se gira de golpe y se encara con el profesional de seguridad. Solo la presencia de su compañera de viaje, una mujer, evita que el encontronazo acabe en tragedia. En todo momento y pese a la presencia de una arma blanca, el vigilante mantiene la compostura.

Estación conflictiva

Este incidente en la estación de Granollers llega apenas mes y medio después de que se produjera una violenta pelea tras la llegada de un convoy de Cercanías. A mediados de abril, vigilantes de seguridad salvaron a dos Mossos d’Esquadra de la agresión de diversos pasajeros cuando éstos trataban de liberar a su compañero, que había sido arrestado tras comportarse de forma violenta.

La intervención de la policía catalana no apaciguó a los viajeros. El grupo reaccionó violentamente contra la pareja o binomio de agentes y trató de agredirles y, si podían, recuperar al joven del arresto al que estaba sometido por parte de los Mossos.

Agresiones en Tarragona

El mismo fin de semana, la red de apoyo entre profesionales Vigilantes en Lucha informó de otro ataque a un vigilante en Reus (Tarragona). El profesional atajó la actitud violenta de un pasajero al bajar convoy de tren que se encontraba estacionado. El hombre fue detenido por los Mossos d’Esquadra.

La agresión siguió a una cadena de envites contra profesionales de la seguridad privada en la zona de la capital de provincia, principalmente de grafiteros. Éstos la emprenden contra los vigilantes cuando los trabajadores los descubren pintando vagones de tren, un vandalismo que cuesta millones de euros anualmente a Renfe.

Fuente: Crónica Global