«¡Os vamos a matar!»: veinte menores linchan a dos vigilantes en el centro de Hortaleza

Solo dos semanas después de que tres trabajadores del Centro de Primera de Acogida de Hortaleza advirtieran de la situación de hacinamiento, peleas, y acoso entre los menores extranjeros no acompañados (menas), dos vigilantes de seguridad han presentado una denuncia ante la Policía Nacional después de sufrir una agresión cometida presuntamente por un grupo de estos jóvenes. Las víctimas tuvieron que ser atendidas en el hospital por heridas en la cara y el cuerpo de diversa consideración.

La paliza, ocurrida el pasado domingo alrededor de las 23.30 horas, vino motivada por la orden de una cuidadora de prohibir la entrada a la primera planta de dos menores, que estaban castigados y debían dormir en el piso de abajo, según informa Efe. Los vigilantes les impidieron el paso en la puerta de acceso, lo que desencadenó la primera de las agresiones: una lluvia de puñetazos y patadas que dejó «grogui» a uno de ellos. Aprovechándose de la coyuntura, los atacantes huyeron escaleras abajo para volver a golpearles cuando los trabajadores salieron a su encuentro.

Mientras ello sucedía, describen en la denuncia, un tercer vigilante alertado por sus compañeros abrió desde el exterior la puerta antiincendios, extremo utilizado por una veintena de menores para abalanzarse sobre los tres empleados. Tras la embestida, uno de los heridos quedó en el suelo cubierto de sangre, resultando providencial la intervención de una cuidadora que lo arrastró, ocultándose ambos bajo la mesa de control. Dado el cariz violento de los acontecimientos, los educadores que se encontraban en la planta superior se vieron obligados a cerrar la puerta para evitar que más de sesenta menores pudieran unirse al enfrentamiento.

Los denunciantes señalan entonces que, armados con palos y piedras, los dos instigadores de la revuelta salieron al patio haciendo el gesto de cortar el cuello en dirección a los vigilantes y gritándoles «os vamos a matar». La Policía Nacional fue alertada desde el centro y varias unidades se desplazaron, momento en que los dos menores se tiraron al suelo simulando ser ellos los agredidos. Dos de los tres vigilantes fueron atendidos por el Samur, antes de tener que recibir asistencia en el hospital. Uno de ellos, en el Ramón y Cajal por lesiones en la cara y el cuerpo; y el otro, en el de La Luz, afectado en el cuello y un dedo.

Preocupación

Este incidente ha disparado todas las alarmas. El Ejecutivo regional, apuntó ayer su vicepresidente, Pedro Rollán, ha intensificado el diálogo con los responsables de los centros por si fuera necesario «reforzar las medidas de seguridad» o «incrementar el número de efectivos» dedicados a las tareas de vigilancia. Insisten, además, en que el número de plazas del edificio de Hortaleza, cifrado recientemente en 69, es decir, 17 más de las 52 establecidas, se está reduciendo de manera progresiva. En los últimos meses, los menores no acompañados se han repartido entre las ocupaciones de la red estable y los nuevos espacios puestos en marcha con las diferentes entidades especializadas.

El Sindicato de Enfermería SATSE Madrid, por su parte, reclamó más seguridad y plantillas adecuadas ante una situación que tildaron de «insostenible» e «inaceptable.

Fuente: El Mundo