Diez años y medio de cárcel por dar una paliza a un vigilante de La Rambla

Los dos jóvenes colombianos, este viernes en el juicio celebrado en Vía Alemania.

Un juzgado de Palma ha condenado a dos jóvenes de nacionalidad colombiana por dar una brutal paliza a un vigilante de seguridad en La Rambla. Uno de los acusados aceptó este viernes cinco años y medio de cárcel por un delito de lesiones con instrumento peligroso, una multa de 360 euros por atentado a agente de la autoridad e indemnizar a la víctima con 800 euros. El otro se conformó con cinco años de prisión y una multa de 760 euros por un delito de daños.

Cuando cumplan dos terceras partes de la condena, es decir, más de tres años de cárcel, serán expulsados de España durante un periodo de nueve años.

Los dos acusados, acompañados de otros dos menores, caminaban por la calle Oms armando alboroto a las 2.40 horas del 12 de diciembre de 2016. Golpeaban las casetas y los cubos de basura. Un vigilante de seguridad de La Rambla les llamó la atención y uno de los jóvenes le lanzó una botella de whisky y luego le dio una patada. Un compañero del guardia agredido acudió a auxiliarle y los chicos huyeron del lugar.

Los jóvenes regresaron unos minutos más tarde con un cuchillo de cocina de 21 centímetros de hoja, una cadena de moto y un retrovisor arrancado de una Vespa. Los vigilantes sufrieron numerosos golpes en la cabeza. El guardia búlgaro Atanas Atanasov, asistido por el abogado Ramón Caubet, fue quien se llevó la peor parte. Tenía un ojo hinchado, heridas y arañazos en la cara, varios puntos por un corte junto a una ceja y el brazo derecho inmovilizado.

Los jóvenes se cambiaron de ropa para no ser identificados por la Policía Local. Se mudaron en el espacio de tiempo desde que se produjo la brutal paliza hasta que fueron detenidos. Los chicos, de 20 y 22 años, se encuentran en prisión desde que se produjeron los hechos.

Los dos vigilantes agredidos fueron homenajeados por los artesanos del mercadillo de La Rambla, que les obsequiaron con cestas de Navidad.

Fuente: UltimaHora