Nueva agresión en el metro de Barcelona: apedrean a un vigilante en la cara

Un pasajero se niega a pagar el billete de transporte y, tras ser advertido, lanza piedras contra el personal de seguridad

El metro de Barcelona ha vivido este lunes un nuevo incidente en el que un vigilante de seguridad de TMB ha sido agredido con una pedrada que le ha causado una herida en el pómulo izquierdo, por la que ha sido atendido en el hospital de una contusión malar antes de recibir el alta.

El episodio ha tenido lugar sobre las cuatro de la tarde en el vestíbulo de la estación de plaza Universitat, donde el agresor, que se ha dado posteriormente a la fuga, ha atacado con piedras al vigilante de seguridad y a un agente de incógnito de los Mossos que ha intervenido para defender a la víctima, siempre según la versión de este último. Una segunda pedrada ha estado cerca de impactar contra ambos agentes.

Por no pagar

Según denuncia el vigilante de seguridad agredido, el individuo ha cruzado las máquinas de validación sin pagar el billete, por lo que le ha llamado la atención, aunque sin éxito, por lo que ha seguido al ciudadano hasta el andén. Tras ser advertido, el agresor lo ha empujado y han caído los dos al suelo.

Finalmente, el pasaje ha ayudado al vigilante y ha logrado volver a llevar al infractor al vestíbulo, donde un segundo hombre ha lanzado amenazas sobre el vigilante de seguridad y el agente de la policía secreta. Posteriormente han lanzado las piedras y los dos individuos han escapado.

Indignación sindical

El nuevo incidente ya ha tenido reacción de los sindicatos, que han expresado indignación ante una nueva agresión al personal de seguridad que consideran evitable. Los sindicatos han reiterado a TMB la necesidad de una reunión con los representantes de los trabajadores para abordar la crisis de seguridad en el suburbano.

“Los protocolos de seguridad siguen siendo una ruina. Los vigilantes de seguridad  van solos y siguen siendo agredidos”, denuncian. Ademas: “Los delincuentes saben que vamos solos y nos hacen emboscadas”.

Fuente: El Español