Un vigilante reduce y retiene en Tenerife un inmigrante somalí que le apuñaló y posa «con su trofeo»

El vigilante de seguridad recibió una puñalada

No hay ninguna duda de que los vigilantes de seguridad están hechos de otra pasta. Miembros de la Policía Local de Arona detuvieron este jueves a un inmigrante somalí de 43 años, con numerosos antecedentes, tras apuñalar a un vigilante de seguridad en un supermercado situado en la urbanización Costa del Silencio, en Tenerife.

Los hechos se produjeron cuando el vigilante de seguridad trató de evitar que el inmigrante africano detenido robara en el supermercado en el que ya había intentado robar varias veces.

El propio vigilante de seguridad fue el responsable de esposar y retener al inmigrante somalí. Antes de lograrlo, el hombre, de 43 años, atacó al vigilante con un cúter, provocándole una herida en el abdomen. Pese a ello, el vigilante de seguridad logró reducir a su agresor, trasladándolo a un almacén con los grilletes puestos, donde estuvo ahí hasta que llegó la Policía Local.

Fuente: Diario Patriota