¿Qué pasa en los trenes de Cataluña? Suman la mitad de las agresiones de toda España

En el primer semestre de este año se han registrado un total de 338 agresiones, de las que 146 se produjeron en Cataluña (43,3%). Especialmente en Barcelona, donde se sumaron 106.

El número de agresiones a revisores y vigilantes de Renfe desde el año 2012 se eleva a 3.435, con la constante de que Cataluña concentra casi la mitad de estas, un 45% de media. En el año 2016, la cifra de agresiones denunciadas —y por tanto documentadas— en Cataluña incluso suponen el 55% del total. Esto es, 324 de 590, según los datos proporcionados por el Gobierno a una pregunta escrita del diputado de En Comú Podem en el Congreso, Fèlix Alonso, quien llama la atención sobre la necesidad de incrementar la prevención, buscar la proporcionalidad de las actuaciones y dotar de más cámaras de seguridad a las estaciones y trenes.

En el primer semestre de este año se han registrado un total de 338 agresiones, de las que 146 se produjeron en Cataluña (43,3%). Especialmente en Barcelona, donde se sumaron 106. Desde la central de ADN Sindical, uno de los más representativos entre los vigilantes en Cataluña y que forman parte del Consell de Seguretat de la Generalitat, llaman la atención sobre la falta de efectivos y la creciente inseguridad en este territorio. “Nos están dejando sin recursos. No puede ser que frente a un grupo amplio de jóvenes que, por ejemplo, sale de una discoteca y está cometiendo actos incívicos haya solo un vigilante para contenerlos. Lo mismo con los carteristas, que suelen ir en grupos de tres o cuatro”, lamenta Sergio Sánchez, asesor de ADN sindical y que realiza labores de portavocía.

El diputado de los Comuns que se interesó por esta situación ya el pasado mes de julio, cuando está fechada la pregunta, apunta algunas características que podrían explicar estas cifras y que coinciden con el análisis que se hace desde los sindicatos. Un alto número de estas agresiones se producen durante las noches, en los últimos trenes que suelen coger grupos de jóvenes para ir a discotecas de las afueras y, sobre todo, de zonas de playa, y a primera hora de la mañana, cuando vuelven tras una noche de fiesta.

Es entonces cuando se multiplica el número de personas que intenta viajar sin billete, se producen situaciones incívicas como pasajeros que fuman o beben en los trenes e, incluso, actos de vandalismo, como completan desde ADN Sindical. “Ruptura de mobiliario en los andenes, vaciado de extintores, extracción de las mangueras antiincendios, realización de grafitis en los convoyes… y un sinfín de situaciones problemáticas”, añade Sánchez. Las facturas en reparación de mobiliario son millonarias.

Para Fèlix Alonso sería necesario, una vez identificados los trenes y horarios con mayor número de incidentes, que serían los que se utilizan para acudir a zonas de ocio nocturno, incrementar el personal de vigilancia en estos trenes, también en colaboración con los Mossos d’Esquadra. Una medida disuasoria que completaría con mayor formación para mejorar las intervenciones. Las agresiones más violentas durante los últimos meses también se han localizado en Cataluña, tanto a vigilantes como a interventores. El pasado mes de septiembre un vigilante sufrió un navajazo en Premià de Mar al intentar echar del tren a un grupo de jóvenes que realizaban botellón. Los sindicatos están reclamando en conversaciones con Interior y la patronal chalecos antitrauma y antipinchazos.

El Gobierno explica en su respuesta escrita al diputado que durante los últimos años se han incrementado los servicios de seguridad, tanto en Cataluña como el resto del territorio, “precisamente en los lugares en donde se estaban produciendo las agresiones y los grafitis”. Al mismo tiempo, se informa que se están manteniendo reuniones periódicas Con Mossos d’Esquadra con el fin de que se incremente la presencia física de los mismos en las instalaciones, tanto físicas como móviles”.

Fuente: El Confidencial