Denuncian la vulnerabilidad de los vigilantes ante agresiones de grafiteros

Se ha denunciado ante la Inspección Provincial de Trabajo la agresión esta semana a un vigilante de seguridad, que patrullaba solo, por parte de varios grafiteros en los talleres de Renfe en Fuente de San Luis en València.

Según un comunicado, la madrugada del pasado martes, un grupo compuesto por seis grafiteros accedió a los talleres de Fuente de San Luis con la intención de pintar las unidades que quedan estacionadas en vía muerta.

Al ser sorprendidos por el vigilante de seguridad que presta servicio en esas instalaciones, lo rodearon, insultaron y agredieron, incluso mediante el lanzamiento de piedras.

El miembro de seguridad, mientras evitaba la comisión del delito, intentó avisar, sin éxito, a un compañero que prestaba servicio a unos 200 metros del lugar mediante un geolocalizador que, no funciona correctamente.

Esta área es un lugar muy habitual donde actúan las bandas organizadas de grafiteros, circunstancia conocida “de sobra” por parte del departamento de seguridad corporativa de Renfe Operativa y de la empresa encargada de la seguridad, pese a lo cual solo presta servicio un único vigilante de seguridad “cuya integridad física peligra”.

Tras estos hechos, el servicio de seguridad de los talleres ha quedado provisionalmente reforzado con la presencia de dos vigilantes más en el turno de noche.

Es, “lamentable y penoso que tenga que ocurrir un incidente de estas características, donde podría haberse dado una verdadera tragedia, para que se adopten medidas”.

Del mismo modo, advierte de que se produce la misma situación con los vigilantes de seguridad que prestan servicio en el acompañamiento de trenes de Cercanías.

“Mientras que de lunes a viernes las líneas de Cercanías están custodiadas por una pareja de vigilantes, los fines de semana, cuando más incidentes existen, las parejas son separadas enviando a un único vigilante de seguridad a distintas zonas”.

Fuente: La Vanguardia