El conflicto de los vigilantes de seguridad de las dependencias municipales se agrava

Reclaman medidas al Ayuntamiento y el gobierno municipal afirma que en breve licitará un nuevo contrato provisional.

La situación de los vigilantes de seguridad de las instalaciones municipales se torna cada vez más complicada. Ayer, la plantilla -formada por 17 trabajadores- advertía que seguía sin cobrar la nómina del mes de diciembre, lo que para muchas de sus familias se había convertido en un problema económico grave. Denunciaban su precariedad y trasladaban al gobierno municipal lo insostenible de la situación que arrastran desde hace ya varios meses y que -afirman- ha llegado ya al límite.

Por su parte, mientras desde distintos grupos -como Podemos- se ha reclamado al equipo de gobierno que tome medidas contundentes para paliar este grave conflicto laboral recordándole su responsabilidad, el concejal de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, aseguraba que el Ayuntamiento estaba al día en los pagos con la empresa y que, consciente de la situación de los trabajadores, le había exigido una vez más que cumpliera con sus obligaciones y afrontara el pago de las nóminas con puntualidad.

El contrato definitivo se tramitará con la nueva ley que entrará en vigor en marzo

El Ayuntamiento, no obstante, ha desistido del nuevo contrato para el servicio de vigilancia y seguridad de las dependencias municipales que se licitó en el pasado mes de noviembre tras quedar desierto en una primera tentativa. Ayer, el edil de Presidencia explicaba que se ha optado por retrasar su tramitación a la espera de la nueva Ley de Contratos del Sector Público que entrará en vigor el próximo 9 de marzo y que no solo permitirá mejorar sustancialmente el pliego de condiciones sino que también brindará mayores garantías para los profesionales.

Así las cosas, explicaba Conrado Rodríguez, desde el Ayuntamiento, para solventar el conflicto que aqueja a los vigilantes de seguridad de las instalaciones municipales, se ha dedicido licitar un contrato puente que tendrá una duración aproximada de unos seis meses, el tiempo que el Ayuntamiento tarde en tramitar el definitivo una vez que entre en vigor la nueva normativa. Dicho contrato -advertía- saldrá a licitación en cuestión de días para adjudicarse a la mayor brevedad posible. Con ello se espera acabar con el problema de los reiterados retrasos en el pago de las nóminas que sufren los vigilantes de seguridad de las dependencias municipales. Será la tercera tentativa que se lanza desde el equipo de gobierno.

El Ayuntamiento, no obstante, ha desistido del nuevo contrato para el servicio de vigilancia y seguridad de las dependencias municipales que se licitó en el pasado mes de noviembre tras quedar desierto en una primera tentativa. Ayer, el edil de Presidencia explicaba que se ha optado por retrasar su tramitación a la espera de la nueva Ley de Contratos del Sector Público que entrará en vigor el próximo 9 de marzo y que no solo permitirá mejorar sustancialmente el pliego de condiciones sino que también brindará mayores garantías para los profesionales.

Así las cosas, explicaba Conrado Rodríguez, desde el Ayuntamiento, para solventar el conflicto que aqueja a los vigilantes de seguridad de las instalaciones municipales, se ha dedicido licitar un contrato puente que tendrá una duración aproximada de unos seis meses, el tiempo que el Ayuntamiento tarde en tramitar el definitivo una vez que entre en vigor la nueva normativa. Dicho contrato -advertía- saldrá a licitación en cuestión de días para adjudicarse a la mayor brevedad posible. Con ello se espera acabar con el problema de los reiterados retrasos en el pago de las nóminas que sufren los vigilantes de seguridad de las dependencias municipales. Será la tercera tentativa que se lanza desde el equipo de gobierno en este sentido. Y, de hecho, no existe ningún impedimento legal para que la actual adjudicataria -grupo RMD- pueda optar a llevarse este nuevo contrato.

Fuente: Diario de Cádiz