Seguridad privada para descargar el trabajo de la Policía Local

El ayuntamiento propone que los agentes privados vigilen algunos edificios municipales como una de las medidas para acabar con la huelga de celo.

El Ayuntamiento de Vitoria ha propuesto a los sindicatos contratar seguridad privada para la vigilancia de algunos edificios municipales, con lo que se liberarían efectivos de la Polícía Local que se dedican a estas labores para destinarlos a servicios ligados a la seguridad ciudadana o al control de tráfico.

Ésta es una de las medidas que trasladó este miércoles el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, a los sindicatos municipales en una reunión convocada para intentar llegar a un acuerdo que ponga fin a la huelga de celo que llevan a cabo desde hace casi dos semanas agentes de la Policía Local con una campaña intensiva de multas para exigir diversas mejoras laborales y más efectivos.

En un comunicado, el equipo de gobierno municipal ha reconocido que hay un déficit de 31 agentes en la plantilla derivado de la pasada legislatura, cuando el Gobierno de Javier Maroto (PP) “no convocó ninguna OPE de la Policía Local”. Ante esta situación, el Ayuntamiento ha realizado este año una OPE de 32 agentes y el próximos meses convocará otra “con el máximo número de plazas legalmente posible”, recordó Zapatero.

Mientras tanto, y como medida de “aplicación inmediata”, el equipo de Gobierno municipal, tras llegar a un acuerdo con el Departamento vasco de Seguridad, ha ofertado a los sindicatos la incorporación en un plazo de diez días de 15 agentes interinos. Además, ha planteado contratar seguridad privada para vigilar edificios municipales y custodiar en Navidad el Belén de la Florida con el fin de que los agentes que se dedican actualmente a estos trabajos puedan ser derivados a seguridad ciudadana y control del tráfico, lo que afectaría a unos 12 policías.

El equipo de gobierno municipal también ha propuesto la convocatoria, el 30 de noviembre, de la Mesa de Ausencias, foro al que pertenecen sindicatos, responsables policiales y Departamento de Función Pública, con el fin de proponer medidas concretas que ayuden a reducir el porcentaje de bajas por incapacidad temporal. El objetivo es incorporar más agentes al servicio efectivo, hasta diez policías.

Condiciones laborales y permisos

En cuanto a las condiciones laborales, los sindicatos policiales critican que los agentes no pueden disfrutar en la fechas de su elección de los días por asuntos propios y por antigüedad. En este sentido, el equipo de Gobierno asegura que el disfrute de estos días depende, por ley, de las necesidades del servicio, pero ha ofrecido reducir “notablemente” los días en los que no se puedan conceder dichos permisos. Así, cuando el servicio policial lo permita, se aceptarán “sin limitación” las solicitudes de los permisos, lo que aumentará los refuerzos por agentes voluntarios y retribuidos de manera extraordinaria, ha asegurado el Ayuntamiento.

También el equipo de Gobierno ha propuesto un incremento del 1,5% en todos los conceptos retribuidos para 2018. Zapatero ha confiado en que estas medidas acaben con una protesta “que está afectando a la imagen de los propios agentes por la presión que se está ejerciendo sobre la ciudadanía” por el incremento de multas. “Nadie merece esto, ni los vecinos, ni los policías”, ha concluido el concejal.

Según datos ofrecidos por EH Bildu, desde que comenzó la huelga de celo el Ayuntamiento ha recaudado 362.000 euros, “casi el triple que en un mes normal”. El Ayuntamiento, por su parte, ha señalado que esa cantidad no corresponde a la recaudación, sino que es “una cuantificación de derechos de cobro generados en base a una denuncia”, por lo que no significa que se vaya a cobrar ese dinero dado que los multados pueden recurrir o pueden presentarse “otro tipo de casuísticas que hagan imposible recaudar la cantidad prevista”.

Fuente: La Vanguardia