Inquietud (en dos tiempos) entre los vigilantes de la Junta

Los vigilantes de seguridad de la JCCM acordaron en la tarde del martes en asamblea suspender la concentración prevista para este miércoles ante el Palacio de Fuensalida.

Antes de la asamblea, los sindicatos representativos de los vigilantes de seguridad, USO, UGT y CCOO, se reunieron con el consejero de Hacienda, al que plantearon la inclusión, en el contrato que la Junta formalizará con la empresa o empresas que resulten adjudicatarias de los concursos para prestar los servicios de seguridad privada en las provincias de Toledo, Ciudad Real y Guadalajara, de una cláusula garantista en la que se recoja que el convenio colectivo de aplicación seguirá siendo el Estatal de Seguridad Privada, y no otro.

El consejero pidió unos días de plazo para analizar la posibilidad de atender la petición sindical e incluir esa cláusula en los contratos. A la espera de su respuesta, los trabajadores decidieron suspender la concentración prevista para el miércoles, aunque se mantienen de momento las convocatorias de los días 14 y 16 ante la sede de la Presidencia y del 24, ante las Cortes regionales.

La asamblea de vigilantes de seguridad de la Junta de Castilla-La Mancha, representados por los sindicatos de USO, UGT y CCOO, había convocado cuatro concentraciones durante este mes de febrero, los días 8, 14, 16 y 23 de febrero, con el propósito de defender sus puestos de trabajo y el convenio colectivo de este sector.

“La inminente adjudicación del servicio a una empresa con convenio colectivo propio, muy por debajo del estatal del sector, alarma y moviliza a los vigilantes y a sus sindicatos”, han señalado los tres sindicatos en una nota de prensa conjunta en la que ha exigido que “si el pliego de condiciones que regula este concurso no garantiza que se siga aplicando el Convenio Estatal de Empresas de Seguridad, éste debe retirarse y elaborarse uno nuevo que sí lo haga”.

Por ello, la asamblea de trabajadores, que representa a 130 vigilantes jurados de la región –90 de la provincia de Toledo, 20 de la de Ciudad Real y otros 20 de Guadalajara– se ha movilizado.

La convocatoria de estas muestras de rechazo ha sido acordado “por unanimidad” de los propios vigilantes de seguridad en la asamblea que han celebrado este miércoles en Toledo, “ante el inminente cambio de contratas en los servicios de seguridad de la Junta en las provincias de Toledo, Ciudad Real y Guadalajara”.

“La preocupación y la movilización de los vigilantes de seguridad se debe que todo apunta, y así se les ha confirmado oficiosamente, que la oferta ganadora del concurso va a ser la planteada por la UTE formada por las empresas CYRASA y Sinergia; y esta última tiene un convenio propio con salarios y derechos muy por debajo del convenio estatal del sector”, han explicado los sindicatos en la nota conjunta.

Así, han explicado que la nueva adjudicación del servicio en las provincias mencionadas, va a hacerse en base a un pliego de condiciones que “no garantiza” sus puestos de trabajo, salarios y condiciones labrales reguladas en el Convenio Estatal de Empresas de Seguridad.

“Éste es el convenio que se nos debe aplicar y no otro. Si el pliego no garantiza esto, debe retirarse y elaborarse de nuevo que sí lo haga”, han reiterado los sindicatos representantes de estos trabajadores.

Asimismo, han apuntado que los vigilantes de seguridad habían convocado para este jueves una concentración ante las Cortes, pero han decidido aplazarla y dar una prórroga de diez días “como muestra de buena fe y ante la disposición del Gobierno regional a intentar elaborar un texto que sirva para garantizar el mantenimiento del empleo y la aplicación del convenio estatal del sector”.

Fuente: La Crónica