Militares de más de 45 años se ofrecen para vigilar cárceles ante la falta de guardias

Los sindicatos de Instituciones Penitenciarias vienen presentando en las últimas semanas al Ministerio del Interior una reivindicación: reforzar la seguridad del perímetro de las cárceles españolas ante -consideran- la falta de personal. En respuesta, militares de más de 45 años que han dado por concluida su relación con las Fuerzas Armadas plantean la opción de ser ellos quienes cumplan la tarea.

Hablamos de los militares que desarrollan su carrera en las Fuerzas Armadas a través de la ley de tropa y marinería. De acuerdo a este reglamento, cuando los efectivos cumplen 45 años pasan a ser “reservistas de especial disponibilidad”. O lo que es lo mismo, cesan su relación con el Ejército, pasando a cobrar una mensualidad de 600 euros que se puede compaginar con cualquier trabajo.

Seguir leyendo: El Español