La huelga de El Prat amenaza con extenderse a otros servicios

Los empleados de la empresa Ilunion, encargada de las patrullas y el escáner de la facturación, anuncian un paro indefinido a partir del 16 de agosto.

Los trabajadores de los controles de seguridad del Aeropuerto de El Prat han vuelto este lunes a la huelga para reclamar mejoras laborales a Aena y a Eulen, la empresa encargada de los controles de seguridad. El comité de huelga, la empresa y Aena se han reunido con la mediación de la Generalitat en un encuentro que ha terminado sin acuerdo. Mañana volverán a citarse con la vista puesta en la asamblea de trabajadores que se celebrará el próximo jueves en el aeropuerto. A la huelga de Eulen se le podría sumar, a partir del 16 de agosto, otra de los vigilantes que patrullan las instalaciones y vigilan las maletas facturadas.

El tercer día de paros parciales de los trabajadores de Eulen ha coincidido con la amenaza de otra huelga en la vigilancia del aeropuerto, esta vez de los empleados de Ilunión Seguridad. Esta empresa vigila las instalaciones y controla el escáner de las maletas facturadas, que van a las bodegas de los aviones. Los trabajadores reclaman más personal y una compensación económica de hasta 350 euros. Otro conflicto en los servicios del aeropuerto, el de la gestión del servicio de carros para transportar maletas, ha terminado con un acuerdo.

La reunión de mediación de la Generalitat entre los encargados de los controles en los accesos a los embarques, llamados filtros, y la empresa Eulen ha terminado sin acuerdo. Las partes han admitido que hay algunos avances, si bien los temas claves como la remuneración o la contratación de personal siguen estancados. Una prueba de que las posiciones se acercan es que los sindicatos han convocado una asamblea para el próximo jueves. El asesor de los trabajadores, Juan Carlos Giménez, ha asegurado que en un principio será una reunión meramente informativa, pero la asamblea es soberana para decidir si realiza una votación. Las convocatorias de paros para viernes, domingo y lunes siguen en pie, así como la huelga indefinida a partir del día 14.

Eulen ofreció el pasado domingo un aumento del 7,7% de promedio en los salarios de los empleados de los filtros de seguridad del aeropuerto barcelonés. Esto implicaría una subida de 155 euros para el personal con una retribución más baja. El comité insiste en que sean 350 euros. El sueldo promedio no pasa de los 1.000 euros brutos. Los trabajadores también quieren que se contrate más personal para los días con más volumen de trabajo. Si bien consideran que sería necesario un refuerzo de 50 personas, están abiertos a analizar una propuesta diferente por parte de Eulen. La empresa presentará mañana nuevos informes para avanzar en este punto.

Las colas en la tercera jornada de huelga han durado hasta una hora en ambas terminales del aeropuerto. Según Aena, el tiempo de espera ha oscilado entre los 20 y los 50 minutos, pero en algunos momentos la acumulación de pasajeros, que han llegado con cinco y seis horas de antelación, ha desbordado el espacio previsto para las colas, que han ocupado parte del vestíbulo. La cautela de los viajeros ha causado colas también en los mostradores de facturación, puesto que no todas las aerolíneas abren con adelanto aunque haya huelga en los controles de seguridad.

Por todo ello, el sector turístico ha salido a dar la alerta de que el caos en el aeropuerto “está desgastando” la ciudad como destino turístico, según ha afirmado Manel Casals, director general del Gremio de Hoteles de Barcelona.

Fuente: El Pais