Los sindicatos urgen al Concello a que rescinda el contrato a Segur Ibérica

La  Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de la Unión Sindical Obrera vienen denunciando en los últimos días el “inmovilismo del gobierno local” ante los impagos que sufren los vigilantes de FIMO y el centro comercial Porta Nova, ambos de gestión pública.

La  Federación de Trabajadores de Seguridad Privada de la Unión Sindical Obrera vienen denunciando en los últimos días el “inmovilismo del gobierno local” ante los impagos que sufren los vigilantes de FIMO y el centro comercial Porta Nova, ambos de gestión pública.
La empresa que presta este servicio, Segur Ibérica, entró en concurso de acreedores el pasado mes de noviembre y desde entonces los diez empleados que trabajan en estas instalaciones no han percibido sus salarios.

El consistorio entró la pasada semana en conversaciones con el administrador único de la empresa, la firma Landwell-PricewaterhouseCoopers Tax & Legal Services, pero, según los sindicatos, todavía no se ha llegado a una solución para esta problemática.

El secretario de organización de la federación de seguridad de USO, Iván Blanco, califica de “inmovilismo y pasotismo la posición del gobierno ante la crítica situación en la que se encuentran estos trabajadores”, a los que ya se les adeudan tres nóminas.

Blanco recrimina a los responsables locales por “no actuar con la responsabilidad debida” y apurar la contratación de otra empresa de seguridad para estas instalaciones municipales, rescindiendo de inmediato el contrato con Segur Ibérica por incumplir sus obligaciones.

Por ello, tras darse estas conversaciones entre el concejal del área, Álvaro Montes, y el administrador concursal, el sindicato traslada la “sensación de desgobierno” que existe en el consistorio ferrolano. Asimismo, explican que los intentos de los representantes sindicales por contactar con las partes ha sido “poco o nada fructífera”.

Tras una reunión mantenida por los afectados y representantes sindicales esta misma semana, no descartan iniciar una serie de movilizaciones y protestas con el fin de que se agilicen estas negociaciones entre el consistorio y el administrador.

Fuente: Diario de Ferrol